Mantra II

Meditación con Mantras - Cantando para escuchar el Silencio


El mantra es como una semilla. Una semilla de vibración que se planta en tu mente y mediante la repetición, como el agua que riega la semilla, da sus frutos.

De hecho, existen mantras denominados "mantra semilla" (bij mantra). Éstos son mantras cortitos, con su poder concentrado en una sílaba. Otros mantras vienen en todo su despliegue.

Cuando cantamos mantras o los escuchamos en silencio, nuestra mente se va purificando y preparando para entrar en el camino de la meditación.

Así como escuchar el llanto de quien sufre puede generar tristeza en quien escucha, o tal como nos "contagiamos" de la alegría que resuena en las risa de alguien contento... podríamos decir que el Mantra actúa de forma parecida.

La repetición del mantra genera una respuesta en nuestra mente, más allá de las palabras o el sentimiento.

La vibración del sonido va reestructurando los patrones de nuestros pensamientos, tranquilizando y reduciendo la agitación mental.

Solo cuando la mente está calmada, centrada y mirando hacia dentro, puede experimentar la belleza y la grandeza de la conciencia suprema.

Esta experiencia es difícil de explicar si no la vives por ti mism@.




La voz está muy ligada a la mente.

En los talleres de Yoga&Voz incorporamos la meditación como camino de introspección, de aquietamiento del flujo mental, para facilitar el fluir orgánico de la voz.

Utilizamos su sonido como foco de nuestra atención tanto a través de un mantra como con el simple sonido de una vocal, para ir despejando los bloqueos y condicionamientos mentales que impiden su fluir orgánico.

Así, desde las tramas más profundas del cuerpo hasta disolvernos en el océano del canto, en la meditación cantada nos sumergimos en la experiencia de la resonancia en grupo, del canto cíclico, de la repetición de sílabas y cantos sagrados, creando juntos un espacio donde ya no hay ni dentro ni fuera...solo Presente.