Otoño - Tiempo de Cambio

Otoño, tiempo de dejar espacio para que venga lo nuevo. 

En Otoño la naturaleza se despoja de lo que ya ha cumplido su ciclo, para dejar espacio a lo que está por venir. 

Como parte de la naturaleza que somos el Otoño es, también para nosotr@s, un momento propicio para el cambio, un momento de transición.

A veces los cambios en nuestras vidas suceden por sí solos, fluidamente como en las estaciones. Otras veces llegan abruptamente, como cuando sucede algo repentino que nos hace cambiar de dirección. 

Cuando sucede que podemos sincronizar nuestros momentos de transición vital con el elemento estacional, el paso hacia lo nuevo se vuelve más orgánico, efectivo y saludable. En este sentido, estar receptiv@s a la llegada del Otoño puede ayudarnos a aprovechar su energía para que este proceso sea más profundo y beneficioso en toda su dimensión.

Asimismo, aunque no estés hoy en un momento de cambio a nivel personal, siempre puedes alinearte con la cualidad del Otoño para empezar la etapa más oscura del año con el cuerpo más receptivo, física y energéticamente. Sobretodo, luego de todo lo que hemos vivido a lo largo de los últimos meses. Encarar el nuevo curso habiendo hecho un reset, puede ser muy útil para poder transitar la adaptación a esta nueva etapa desde un lugar más despejado y con menos resistencias.


En Ayurveda, la medicina tradicional de la India, los ayunos y limpiezas se realizan únicamente durante los meses de Primavera y Otoño, las estaciones de transición, evitando realizarlas durante los meses más intensos del Verano y el Invierno.

Los meses del Otoño suelen tener una temperatura amable, ni muy cálida ni muy fría y, por lo tanto, son el momento ideal para someter a nuestro organismo a este tipo de procesos. Ayurveda aconseja evitar limpiezas y depuraciones durante épocas de temperaturas extremas, ya que esto hará que el cuerpo se debilite y no esté bien preparado para afrontar las condiciones del clima, pudiendo generar baja de defensas, desequilibrios e, incluso, enfermedad.


La llegada del Otoño marca el final del Verano, época de más movimiento, de noches largas, de intercambio social. La necesidad de hacer un reset, una limpieza de excesos acumulados después del verano, resulta algo orgánico.

Además, según la tradición ayurvédica, el Verano también hace que acumulemos Pitta (fuego, calor) en el organismo. Por ello, una limpieza de Otoño se enfocará no solo en desintoxicarse de toxinas acumuladas, sino también en disminuir el exceso de Pitta que se ha ido creando a lo largo de los meses de Verano, pero sin llegar a acrecentar las cualidades frías y secas (Vata) del Otoño.

Y cómo realizar una limpieza de Otoño?

Cada persona necesita un enfoque diferente según su situación particular y su constitución ayurvédica (tema profundo e interesantísimo en el que entraremos en otro blog).

Sin embargo, hay algunas reglas generales que podemos aplicar:

  1. Primero que nada, es muy importante entrar y salir del proceso depurativo de forma gradual, haciendo una transición orgánica desde la alimentación habitual hasta la depurativa y viceversa. Es decir, si la limpieza durará una semana, la semana previa ir dejando poco a poco los alimentos que no ingerirás durante la depuración, hasta llegar al tiempo de limpieza y, una vez realizada la semana desintoxicante, volver a incorporar los ingredientes de la dieta habitual paulatinamente, a lo largo de una semana. No forzar cambios bruscos en nuestros hábitos es muy importante.
  2. Preferentemente, elegir una limpieza basada en una mono-dieta de alimentos tibios y cocinados, evitando depuraciones basadas en zumos de frutas o agua fría, ya que esto incrementaría Vata (cualidad relacionada con el aire y el frío), fuerza que en Otoño ya está en exceso y que podría generar desequilibrio en el organismo. Una dieta depurativa basada en caldo de vegetales u otras sopas de ingredientes poco variados y fáciles de digerir es lo ideal.
  3. Incorpora aceites y grasas de calidad a tus comidas, especialmente aceite de sésamo, de almendra o ghee, ya que Otoño es una época de mucha sequedad y el cuerpo se beneficiará de la untuosidad de los aceites.
  4. Bebe agua tibia para mantener el organismo templado y favorecer la depuración. El agua tibia es un poderoso desintoxicante que despierta el fuego digestivo a la vez que mantiene el cuerpo hidratado en épocas de sequedad como el Otoño. Puedes agregarle unas gotas de limón, si te apetece. Profundizarás en el efecto limpiador del agua tibia, si la bebes por la mañana y en ayunas.
  5. Asimismo, puedes aprovechar el proceso depurativo para incorporar un hábito esencial de la tradición ayurvédica: la limpieza de la lengua. Cada mañana al levantarte y antes de ingerir nada (ni siquiera agua), utiliza una cuchara para raspar suavemente la superficie de la lengua, enjuagándola bajo agua tibia cada vez que la pasas por la superficie, Esto hará que las toxinas que se acumulan en la lengua durante la noche, no vuelvan a entrar en el cuerpo cuando ingieras agua o tu primer alimento.
  6. Puedes beber infusiones tibias a lo largo del día, especialmente de jengibre, hinojo, comino... sin cafeína y sin endulzar, para mantener tu organismo hidratado.
  7. Por la noche, intenta dormir un mínimo de 7-8hs seguidas, respetando la necesidad de descanso de tu cuerpo. No utilices el móvil en la cama y procura evitar estímulos fuertes a partir de que cae el sol.. Esto te ayudará a entrar en "nodo descanso" con más fluidez.
  8. Practica yoga, especialmente yoga restaurativo, durante todo el proceso depurativo. Busca una frecuencia de práctica que puedas sostener, siendo más importante la calidad, que la cantidad de tiempo que le dediques. A continuación adjunto una secuencia que puedes realizar en tu casa. Necesitarás una esterilla o alfombra, para evitar el frío del suelo, y algunas mantas y cojines. La duración de las posturas la dejo a tu criterio. Escucha tu cuerpo y decide el tiempo que mejor se ajuste a tu momento. Preferentemente, mantén las posturas un mínimo de un minuto, respirando profundamente.