Yoga

Yoga es una práctica milenaria que ayuda a fomentar el bienestar físico y mental del ser humano a través de posturas corporales, técnicas de respiración y ejercicios de concentración.

Así, a través de la observación del cuerpo, de la respiración y de los procesos de la mente, la práctica de yoga nos va guiando poco a poco hacia una vida más plena, sana y despierta.

El Yoga en Occidente se ha desdoblado en diversas escuelas, cada una con su estilo y su forma particular de acercarnos a esta manera de estar y de hacer. 

Las clases de Yoga que imparto se nutren principalmente de las fuentes del Hatha y del Kundalini Yoga. 

Las sesiones, tanto grupales como individuales, duran alrededor de una hora y media y se estructuran en una práctica orgánica, adaptada a la necesidad de las personas y del momento presente. 

HathaYoga

El Yoga del Equilibrio

La práctica de Hatha Yoga fomenta el equilibrio y la integración,  flexibiliza el cuerpo y la mente,  fortalece los músculos, refuerza la salud y, sobre todo, aporta serenidad al practicante.

Durante las clases trabajamos tanto posturas estáticas como secuencias de posturas hiladas con la respiración, que aportan fluidez a la práctica y ayudan a enfocar la mente en el presente. 

A través de la paciente observación de nuestros patrones físicos,  respiratorios y mentales, mediante la práctica vamos gestando la integración de nuestro cuerpo, mente y espíritu, generando bienestar y un sentimiento de profunda conexión.

 La intensidad de las clases es variable, adaptable a la necesidad individual de los participantes y pueden ser tanto grupales como individuales.

KundaliniYoga

El Yoga de la Energía

Kundalini Yoga, también llamado el Yoga de de la Energía,  combina diversas técnicas yóguicas (posturas, pranayamas, bandhas, mudras,  mantras y meditación) con el propósito inmediato de despertar el cuerpo y movilizar la energía, generar claridad en la mente y una sensación de bienestar y plenitud.

A nivel físico, la práctica de Kundalini Yoga provoca un aumento en la oxigenación y el flujo sanguíneo hacia las glándulas, dando como resultado un incremento en la vitalidad y la energía y la activación de la atención y la consciencia.

La clase de Kundalini es dinámica y variada y se estructura alrededor de secuencias (kriyas) diseñadas específicamente para trabajar sistemas físicos o energéticos concretos y despertar la mente meditativa.  La práctica es adaptables a cualquier nivel de experiencia.